12 junio 2009

¿está el puerto encantado? ...Entrevista con el pirata pandabeard

Queridos pandas,

¿tenéis tantas agujetas como yo? ¡Siento mis músculos como si fuesen de gelatina!

¡En serio! Y luego dicen que montar a caballo es fácil, pues al final uno sólo tiene que estar todo el rato sentado en la montura. Y luego estas agujetas: ¡aua!

Sí, queríamos enseñarles el mar a los caballos.

¡Anda ya! Los caballos ya conocen el mar: ¡tú querías ir allí!

Bueno vale, lo reconzco. Es tan romántifo montar a caballo y ver la puesta de sol desde tu montura… ¿No crees, Max?

Sí, sí, estuvo bien. Pero después empezamos a oir unos ruidos muy extraños que venían de la casa cuya puerta siempre está cerrada.

Sí, eran algo así como susurros, golpes, martilleos … Y también oímos una risa muy macabra.

Le preguntamos al pescador, si él sabía algo, y nos dijo: “Hmm … Yo también lo he oído. Quizá tiene algo que ver con el barco pirata que estuvo amarrado aquí hace un par de días”

¿Piratas en Panfu? ¡Brr … !! Podría pasar cualquier cosa.

Yo creo que deberíamos pasar por allí uno de estos días, Max. Alguien debería echar un vistazo de vez en cuando, a ver si todo sigue en orden. Ya sabes, ¡con piratas no se juega!


Ya sabemos de dónde venían los susurros, golpes y martilleos: ¡la próxima semana Pandabeard quiere abrir un bar pirata en Panfu! No sé qué pensar sobre Pandabeard… A fin de cuentas él robo el tosoro y echó la culpa al hijo de Canaria. ¡Un ladrón y un tramposo, eso es lo que es!


Pero quizá ha cambiado. Para saber más sobre él y el bar le invitamos a una entrevista.

Señor Mr. Pandabeard, ¿por qué robó el tesoro?

Ah… sí… Bueno, yo soy un pirata, ¿no?. Y nosotros los piratas robamos tesoros.

¿Cómo? ¿Y como pirata está permitido robar a otros?

Bueno… Lo reconozco… Me volví adicto a los juegos de azar. Mis hombres en el barco no hacían otra cosa todo el día más que jugar a las cartas. Y yo jugué con ellos. ¡Y antes de darme cuenta había perdido todo mi oro!. Peor todavía: pedí prestado a mis hombres más oro para poder seguir jugando. Hasta que llegó el momento en que se cansaron, y me amenazaron con arrojarme por la borda si no pagaba las deudas que tenía. Así que robé el tesoro.

¡Tssss! ¡Pero eso aún no justifica nada!

Ya, ya… ¡Lo siento mucho, de verdad! Algún día pagaré lo que debo, de verdad.. No sé cómo, pero lo haré.

Bueno, eso ya lo veremos. ¿Y cómo se le ocurrió la idea de abrir un bar?

Me da un poco de vergüenza contarlo… Ehmm.. Estuve navegando sin parar por todo el ancho mar durante mucho tiempo… Hasta que me puse malo. ¡En serio! Después de todos estos años y ahora resulta que me mareo.. ¡No es broma!. Así que ahora tengo que buscar algo en tierra firme.Y me dí cuenta de que en Panfu aún no hay nigún bar pirata, así que pensé que sería una buena idea abrir uno.

¿Y cómo va a ser tu bar?

¡Eso es todavía un secreto! Tendréis que venir y mirarlo con vuestros propios ojos. Vosotros dos podéis venir mañana si queréis, ¡pero sólo un momento!. Quizá os deje hacer una foto, aunque eso aún he de pensármelo. Al resto de pandas sólo les puedo revelar lo siguiente: os lo pasaréis muy bien allí y podréis hacer todo lo que os gusta. Quizá os cuento una historia, si queréis.


¿Y cómo quieres que confiemos en que no nos robes y desaparezcas del mapa?

Eso no lo haré. ¡Os doy mi palabra de honor de pirata!

Gracias por la charla. Entonces nos vemos mañana en el bar. ¡Estamos deseando verlo!


Max,Ella y Miiley

0 CoMeNtAriiOz!:

12 junio 2009

¿está el puerto encantado? ...Entrevista con el pirata pandabeard

Publicadas por Eileen ϟ a la/s 9:10:00
Queridos pandas,

¿tenéis tantas agujetas como yo? ¡Siento mis músculos como si fuesen de gelatina!

¡En serio! Y luego dicen que montar a caballo es fácil, pues al final uno sólo tiene que estar todo el rato sentado en la montura. Y luego estas agujetas: ¡aua!

Sí, queríamos enseñarles el mar a los caballos.

¡Anda ya! Los caballos ya conocen el mar: ¡tú querías ir allí!

Bueno vale, lo reconzco. Es tan romántifo montar a caballo y ver la puesta de sol desde tu montura… ¿No crees, Max?

Sí, sí, estuvo bien. Pero después empezamos a oir unos ruidos muy extraños que venían de la casa cuya puerta siempre está cerrada.

Sí, eran algo así como susurros, golpes, martilleos … Y también oímos una risa muy macabra.

Le preguntamos al pescador, si él sabía algo, y nos dijo: “Hmm … Yo también lo he oído. Quizá tiene algo que ver con el barco pirata que estuvo amarrado aquí hace un par de días”

¿Piratas en Panfu? ¡Brr … !! Podría pasar cualquier cosa.

Yo creo que deberíamos pasar por allí uno de estos días, Max. Alguien debería echar un vistazo de vez en cuando, a ver si todo sigue en orden. Ya sabes, ¡con piratas no se juega!


Ya sabemos de dónde venían los susurros, golpes y martilleos: ¡la próxima semana Pandabeard quiere abrir un bar pirata en Panfu! No sé qué pensar sobre Pandabeard… A fin de cuentas él robo el tosoro y echó la culpa al hijo de Canaria. ¡Un ladrón y un tramposo, eso es lo que es!


Pero quizá ha cambiado. Para saber más sobre él y el bar le invitamos a una entrevista.

Señor Mr. Pandabeard, ¿por qué robó el tesoro?

Ah… sí… Bueno, yo soy un pirata, ¿no?. Y nosotros los piratas robamos tesoros.

¿Cómo? ¿Y como pirata está permitido robar a otros?

Bueno… Lo reconozco… Me volví adicto a los juegos de azar. Mis hombres en el barco no hacían otra cosa todo el día más que jugar a las cartas. Y yo jugué con ellos. ¡Y antes de darme cuenta había perdido todo mi oro!. Peor todavía: pedí prestado a mis hombres más oro para poder seguir jugando. Hasta que llegó el momento en que se cansaron, y me amenazaron con arrojarme por la borda si no pagaba las deudas que tenía. Así que robé el tesoro.

¡Tssss! ¡Pero eso aún no justifica nada!

Ya, ya… ¡Lo siento mucho, de verdad! Algún día pagaré lo que debo, de verdad.. No sé cómo, pero lo haré.

Bueno, eso ya lo veremos. ¿Y cómo se le ocurrió la idea de abrir un bar?

Me da un poco de vergüenza contarlo… Ehmm.. Estuve navegando sin parar por todo el ancho mar durante mucho tiempo… Hasta que me puse malo. ¡En serio! Después de todos estos años y ahora resulta que me mareo.. ¡No es broma!. Así que ahora tengo que buscar algo en tierra firme.Y me dí cuenta de que en Panfu aún no hay nigún bar pirata, así que pensé que sería una buena idea abrir uno.

¿Y cómo va a ser tu bar?

¡Eso es todavía un secreto! Tendréis que venir y mirarlo con vuestros propios ojos. Vosotros dos podéis venir mañana si queréis, ¡pero sólo un momento!. Quizá os deje hacer una foto, aunque eso aún he de pensármelo. Al resto de pandas sólo les puedo revelar lo siguiente: os lo pasaréis muy bien allí y podréis hacer todo lo que os gusta. Quizá os cuento una historia, si queréis.


¿Y cómo quieres que confiemos en que no nos robes y desaparezcas del mapa?

Eso no lo haré. ¡Os doy mi palabra de honor de pirata!

Gracias por la charla. Entonces nos vemos mañana en el bar. ¡Estamos deseando verlo!


Max,Ella y Miiley

0 comentarios on "¿está el puerto encantado? ...Entrevista con el pirata pandabeard"

Blogger Templates by OurBlogTemplates.com 2008